Posterior al arribo de la AZZURRA, desde Kiev, y a pesar de su segundo lugar en la eurocopa, los festejos quedaron silenciados por las polémicas declaraciones de Mario Balotelli, el “negro loco” de la selección italiana, quién después de ser ovacionado por los presentes, secuestro un micrófono y a todo pulmón gritó: “¿ahora quien quiere que la fecunde? (Chi vuole essere fecondato?)” lo que produjo un silencio incomodo, a continuación mostró su blanca dentadura y continuaron los festejos.