La caserita Adela Zamudio.

Cuánto trabajo ella pasa

Por corregir la torpeza

De su esposo, y en la casa,

(permitidme que me asombre)

tan inepto como fatuo

sigue él siendo la cabeza,

porque es hombre.

Si alguna versos escribe-

De alguno esos versos sonque ella sólo los suscribe;

(permitidme que me asombre)

Si ese alguno no es poeta

¿por qué tal suposición?

Porque es hombre.

Una mujer superior

en elecciones no vota,

y vota el pillo peor;

(permitidme que me asombre)

con sólo saber firmar

puede votar un idiota,

porque es hombre.

Él se abate y bebe o juega

en un revés de la suerte;

ella sufre, lucha y ruega;

ella se llama ser débil,

y él se apellida ser fuerte

porque es hombre.

Ella debe perdonar

si su esposo le es infiel;

mas, él se puede vengar;

(permitidme que me asombre)

en un caso semejante

hasta puede matar él,

porque es hombre.

¡Oh, mortal!

¡Oh mortal privilegiado,

que de perfecto y cabal

gozas seguro renombre!

para ello ¿qué te ha bastado?

Nacer hombre.

Ahí lo tienen caserit’s, un poema extraordinario (a mí parecer), por muchas razones, el momento, la fuerza que motivó a Adela Zamudio a no quedarse atrapada bajo un sistema, a ser consecuente con sus convicciones, etc…

Ciao caserit’s!!!

Lexxinho, felicidades caseritas!

About these ads